dimecres, 22 de febrer de 2012

A l'entorn de Maria Mullerat

Maud Franzén,  Efrén Carbonell, Director de Aspasim y Conxa Garcia
Aspasim es una Fundación para personas con deficiencias psíquicas graves. Entre las cofundadoras estaba la Sra. Maria Mullerat, que compró la masía de Can Mora para instalar la Fundación. Dejaron el barrio de El Coll en el año 1985 y ella murió en el año 1996.
En plena ola polar nos fuimos a la montaña Conxa Garcia y yo. No era una excursión al monte con merienda, sino que nos íbamos a Vallvidrera, con el viaje en el funicular incluido, para visitar la casa/masía de la Fundación Aspasim. Teníamos que entregar unos documentos y fotos que habían pertenecido a la Sra. Maria Mullerat, cofundadora de dicha Fundación.

El lugar era precioso, con unas vistas de Barcelona maravillosas y con el sol de un cielo sin nubes, aunque con bastante frio, la verdad. Pero, cuando entramos en la casa, con el director el Sr. Efrén Carbonell y nos sentamos en el comedor con el sol calentando la espalda, el frío ya se había ido. Empezamos a enseñar nuestro pequeño tesoro. Primero las fotos “Ahh mira aquí esta Maria… y Vicenta Verdú… ohh también está … Ay que gracia mira Joana… ¿Reconoces a estos?” Decía Efrén y se dirigia a una de las alumnas o alguna de las monitoras o monitores que pasaban por allí. Y claro que sí que las reconocían.

Eran fotos de la casa Can Mora (aquí en nuestro barrio de El Coll), un lugar donde la Joana había ido con doce años, sin poder hablar y donde aprendió a hacerlo, con ayuda de globos. Por eso decía “Globos, globos” Hace muchos años que había llegado a Can Mora, por lo menos unos 25 o quizás 30 años, pero recordaba eso, como habían llenado los globos de aire y se asustaba y de repente empezaba a emitir unos sonidos, que más tarde se convertían en palabras. Que historia mas maravillosa, pero esto solo es una pequeña anécdota de todas estas historias que podría explicarnos Efrén.

Entre los documentos que entregamos había algo muy interesante; un escrito del Ayuntamiento de Barcelona, del año 1938, donde se podía leer que la Srta. Maria Mullerat había trabajado con niños subnormales, como los llamaban en aquel entonces, en los colegios y recomendaban su labor. Y con esto de repente su asociación era la que tiene más antigüedad en este ámbito, en Barcelona. Nos explicaban que había un pequeño “pique” entre ellos y otras dos entidades, que, hasta ahora tenían dos y tres años más de antigüedad.

Después nos llevó fuera para verlo todo, la masía, las otras casas en el terreno, el taller, además la huerta que cuidan ellos y los usuarios/alumnos. Zonas de juego, para que tomen el sol. Un ático donde viven permanentemente diez personas con deficiencias psíquicas.

Volvimos a Barcelona muy contentas las dos, por haber entregado algo que se había encontrado en la basura, y creemos que para ellos era un pequeño gran tesoro.


Por Maud Franzén
Comunicadores del Coll

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada